Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

lunes, 7 de mayo de 2018

Puig d'Arques

Durante mucho tiempo se ha considerado al Puig d'Arques como el techo de la comarca del Baix Empordà. Hoy, sin embargo, hay discrepancias tanto en la altura como en el nombre de esta elevación y otras muy cercanas a él. El ICC identifica el Puig d'Arques con el Puig de les Gavarres (donde está el vértice geodésico) y le da una altura de 532,7 metros, cinco más que la elevación donde se encuentra el radar meteorológico y que siempre se ha conocido como el primero (de hecho allí está la placa que la Agrupació Excursionista Catalunya suele colocar en cada una de sus cimas comarcales). Por otro lado, Google Maps y otros mapas identifican el Puig d'Arques con el lugar donde está el radar. Además, el ICC da 40 cm más de altura al Puig d'Aiguabona (otra elevación cercana), por lo que convertiría a esta última en el punto más alto de la comarca. Personalmente, he preferido identificar el punto más alto con el Puig de les Gavarres, ya que éste es también la cima que aparece en el mapa de las cien cimas de la FECC, y si en su momento colocaron ahí un vértice geodésico, por algo sería. La excursión de esta entrada no presenta ninguna dificultad, transcurre por pista forestal en casi su totalidad y es apta para toda la familia. Marcharemos hasta la localidad de Romanyà de la Selva y a la entrada de esta localidad nos desviaremos por una pista que señala la dirección del Puig d'Arques. Seguiremos la pista hasta el Coll de Can Llach, donde dejaremos el coche en la explanada que hay a la izquierda.


Mapa de la ruta - ICC


Distancia: 6,5 km.
Tiempo: 3 horas, con paradas


Tras dejar el coche, caminamos unos metros por la pista asfaltada y giramos a la izquierda para seguir por la pista forestal que nos conducirá hasta el Coll del Matxo Mort. Pinos, encinas y alcornoques forman un tupido bosque que tapiza estas montañas. Una pequeña subida nos lleva hasta el collado, marcado con un poste indicador, donde giramos a la derecha en dirección a Can Sitges.


Subimos unos metros por la pista asfaltada...

...y continuamos por la pista forestal

La pista no presenta ninguna dificultad

Llegando al Coll del Matxo Mort

La pista, señalizada con la marcas blancas y rojas del GR-92 planea y nos conduce hasta la masía de Can Sitges, cuya entrada dejamos a nuestra izquierda, hasta llegar a una nueva bifurcación señalizada, en la que continuaremos por la derecha, en ligera subida.


Seguimos en dirección a Can Stiges

El camino está señalizado con las marcas del GR-92

Pasamos de largo la entrada a Can Sitges

Nueva bifurcación: giramos a la derecha

La pista asciende de forma muy suave y atraviesa un espeso alcornocal, donde a la mayoría de los árboles les han retirado parte de la corteza. Tras la subida, comenzamos a bajar hasta llegar a una nueva bifurcación, dejando a nuestra derecha la ladera boscosa del Puig d'Aiguabona. Abandonamos en este punto la pista forestal y seguimos por el sendero de la izquierda.


La pista asciende de forma muy suave

Alcornoques a los que les han retirado la corteza

Otros más

Una pequeña bajada

Aquí nos desviamos hacia la izquierda


El sendero se estrecha y se vuelve más pedregoso. Una pequeña subida nos deja junto al vértice geodésico del Puig de les Gavarres, cima comarcal del Baix Empordà ( o no). Lo que sí está claro es que es la cima que cuenta para el reto de la FECC. No hay vistas, salvo que avancemos un poco más hacia un saliente, desde el que sí se observa tanto el radar meteorológico del Puig d'Arques como la línea de la costa.


Comenzamos a subir por el sendero

Que se vuelve más pedregoso

Vértice que marca la cima

Puig de les Gavarres, 532 m.

Vistas desde la cima hacia la costa

También asoma la pelota del radar entre la vegetación

Dejamos la cima y descendemos por un extrecho sendero en pronunciada bajada hasta el collado que nos separa del Puig d'Arques, una pequeña explanada al fondo de la cual, un nuevo senderito se adentra en un encinar y sube hasta la estación meteorológica.


Bajando desde el Puig de les Gavarres

Collado que separa ambas elevaciones

Subimos rodeados de encinas

Llegando junto al radar

Junto a la estación meteorológica, construida en 2002 y con una altura de 19 metros, hay un mirador al que se puede acceder por una escalera. Nos hacemos otra foto de cima en el punto que también se considera cima comarcal (o al menos así lo creyeron oportuno los compañeros de l'Agrupació Excursionista Catalunya cuando colocaron la placa). Desde el mirador se nos abren vistas hacia Palamós, aunque la calima no permite una visión nítida de la costa


Subimos hasta el mirador

Placa de la AEC

Puig d'Arques, 527 m.

El radar meteorológico

Hay un panel para identificar las elevaciones que nos rodean

Vistas desde el mirador

Bajamos del mirador y nos acercamos hasta el dolmen del Puig d'Arques, que está al lado del radar. El dolmen, que está datado de principios del tercer milenio a.C., es uno de los más importantes de los que hay repartidos por todo el macizo de les Gavarres. Está formado por una larga cámara rectangular de pizarra y un pasadizo ancho, pero más corto, formado por muros de piedra seca.


Entrada al dolmen

El dolmen y el radar

Parte interior

Con Jan junto al dolmen

Dolmen del Puig d'Arques


Abandonamos el Puig d'Arques por la pista que baja desde el recinto hasta la carretera. Pasamos al otro lado de la barrera que impide subir con el coche hasta el radar y giramos a la derecha, bajando por una pista asfaltada que nos deja en el Pla de Can Sabaté. Ya sólo nos queda seguir por la pista asfaltada un par de kilómetros hasta el coll de Can Llach, punto donde habíamos comenzado la excursión.


Dejamos atrás el Puig d'Arques

Bajamos por la pista...

Y al llegar a la barrera giramos a la derecha

Bajamos por la pista cimentada

Pla de Can Sabaté

Toca bajar ahora por la pista asfaltada

Llegando al Coll de Can Llach

Tras la excursión no podemos dejar pasar la oportunidad de visitar el dolmen de la Cova d'en Daina. Desde Romanyà, sólo hay que bajar algo menos de un kilómetro por la carretera que conduce a Calonge y dejar el coche en el amplio aparcamiento que hay junto a la carretera. Cruzamos un bonito alcornocal y llegamos hasta el dolmen que se alza sobre un promontorio. El dolmen, datado entre los años 2700 y 2200 a.C, mide 7,60 metros de largo por 1,70 de ancho y 1,50 de alto.. Está rodeado por un cromlech en forma de anillo de 11 metros de diámetro.


Cruzamos el alcornocal

Llegando al dolmen

Vista frontal

Vista posterior

Parte interior de la construcción

Detalle de la estructura lateral del dolmen

Panel informativo

Con la visita al dolmen, damos por concluida la excursión. Si traemos bocatas, es un buen lugar donde comer, con mucha sombra y muy tranquilo.

martes, 1 de mayo de 2018

Puig de les Cadiretes

Límitrofe entre las comarcas de La Selva y el Gironès, se encuentra el Macizo de Les Cadiretes, que destaca por sus bosques de pino y encina (alzina surera) y por las rocas de granito y los monumentos megalíticos que hay repartidos por toda la zona. El punto culminante de este macizo es el Puig de les Cadiretes, una modesta elevación que está incluida en el reto de las cien cimas de la FECC. La excursión es bastante sencilla y cómoda, no hay que superar grandes desniveles y transcurre por pistas forestales, además de instructiva y entretenida. Para llegar al punto de partida, subiendo de Barcelona hacia Gerona, tomaremos la C-15 abandonándola en la salida 95 dirección Sant Llorenç / Llagostera. En la rotonda nos desviamos a la derecha, dirección Sant Llorenç / Sant Grau. Seguiremos por esta carretera hasta el kilómetro 9, donde a nuestra derecha veremos el inicio de una pista forestal y una pequeña explanada donde dejar el coche. Siendo la ruta bastante fácil, recomiendo llevar gps y descargar el track que nosotros seguimos (enlace), ya que hay muchas bifurcaciones y cruce de pistas y podemos despistarnos. De hecho el mapa que acompaña esta entrada es el track de wikiloc, pues lo considero más claro que el mapa del ICC.


Mapa de la ruta: Wikiloc - Autor: karibungo


Distancia: 6,5 km.
Tiempo: 3 horas, con paradas


La explanada está llena de restos de ramas, ya que se han efectuado trabajos de limpieza forestal, y casi no podemos dejar el coche. Al inicio de la pista hay un panel informativo donde nos indica una ruta más corta que la que haremos nosotros para llegar hasta el Puig de les Cadiretes. Subimos por la pista rodeados de encinas a las que les han retirado parte de la corteza, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR-92


Panel informativo

Subimos por la pista forestal

Restos de la limpieza forestal llevada a cabo en el bosque

De momento seguimos las marcas del GR

La subida es muy suave. Dejamos a nuestra izquierda una pista forestal, y avanzamos hasta llegar al Menhir de Montllor, el primer ejemplar megalítico que encontraremos a lo largo de la excursión. El menhir, de tipo faliforme, tiene una altura de algo más de 2,5 metros (2,20 metros a la vista) y está datado entre el Neolítico Medio y el Calcolítico (3500 - 1800 a.C.)


Seguimos pasando junto a montones de troncos

Bloques de granito, de los muchos que veremos

Menhir d'en Llach

Tranquila que no se cae

Unos metros más allá del menhir hay un poste indicador y una bifurcación. Nosotros seguiremos rectos, dejando la pista de nuestra derecha (por la que regresaremos hasta este punto tras coronar el Puig de les Cadiretes) y obviando el indicador que nos señala un senderito hacia la izquierda.


No haremos caso de este indicador

Seguimos rectos por la pista forestal

Pasamos junto a esta vistosa formación rocosa


Encontramos otra bifurcación, en la que tomaremos el ramal de la izquierda. Iniciamos un suave descenso en dirección al Menhir de Montllor. Una nueva bifurcación: en este caso, abandonamos la pista y continuamos por la derecha. A nuestra izquierda, entre la maleza y los árboles, se nos abren vistas hacia la población de Tossa de Mar, con su inconfundible castillo.


En la bifurcación continuamos por la izquierda

Un poco más adelante nos desviamos a la derecha

Toda la pista esta llena de restos de la limpieza forestal

Vistas hacia Tossa de Mar


Saldremos nuevamente a una pista forestal, por la que bajaremos unos metros antes de que se bifurque en dos ramales (es el GR-92). Bajamos hacia la izquierda para visitar el menhir de Montllor. Tras la visita volveremos a subir hasta este punto y seguiremos ascendiendo por el ramal de la derecha, GR-92 arriba. Llegamos hasta el menhir, una roca de granito datado entre el 3500 y el 1800 a.C.


Continuamos nuestro camino entre alzines sureres y restos de leña

Desembocamos en el GR-92 y bajamos hacia el menhir

Menhir de Montllor

Observándolo de cerca

Un poco más abajo del menhir, hay una bonita acumulación de rocas que forma un balcón natural hacia la costa y Tossa de Mar. Es un buen lugar donde comer algo y disfrutar de las vistas, aunque hay que ser prudentes si nos subimos a las rocas para hacernos una foto.


Paramos aquí para hacer una pequeña pausa

De nuevo vistas hacia Tossa de Mar

Una foto subido en las rocas

Tras el descanso, subimos ahora por el GR-92 en dirección al Paradolmen d'en Garcia. Llegamos a él en unos diez minutos. Se trata de un monumento megalítico de 2,20 m. de largo, por 1 m. de ancho y 0.90 m. de alto, datado entre el 2500 y el 1800 a.C. Junto a él hay otras formaciones de granito bastante llamativas.


Subimos por la pista

Otro conjunto de rocas de granito

Se nota la limpieza forestal llevada a cabo

Paradolmen d'en Garcia

Jan como es pequeño puede acceder al interior

Formación rocosa al lado del paradolmen

Volvemos a la pista y continuamos ascendiendo por el GR-92, dirigiéndonos ahora hacia el Puig de les Cadiretes. Llegaremos a un cruce señalizado donde nos desviaremos hacia la izquierda, en dirección al punto más alto de este macizo.


Volvemos a la pista

Seguimos subiendo por el GR-92

Ya podemos ver la torre de vigilancia del Puig de les Cadiretes

Giramos ahora hacia la izquierda

Avanzamos por la pista hasta la altura de un poste indicador que nos señala un senderito que conduce hasta la cima del Puig de les Cadiretes. Lo seguimos hasta salir a una explanada donde a la izquierda queda la torre de vigilancia y, un poco más a la derecha, un montículo rocoso donde se halla el vértice geodésico que marca la cima de esta modesta elevación. La trampilla de la torre de vigilancia está abierta, por lo que subo hasta arriba. No recomiendo que lo hagan los niños, pues la escalera está muy inclinada y puede ser peligroso. Para ser honesto, tampoco vamos a ver nada diferente a si lo hacemos desde abajo.


Desvío hacia el Puig de les Cadiretes

Continuamos por el sendero

Llegando a la explanada

Una curiosa roca

Torre de vigilancia

Vértice geodésico al que nos dirigiremos a continuación

Vistas hacia el Pirineo

Nos acercamos ahora hasta el vértice geodésico para hacernos la foto de cima. Hay que tener cuidado porque no es fácil subir las rocas, y ser prudente con los niños, ya que es un lugar algo expuesto. A parte del vértice geodésico hay un pequeño belén de metal y unas barras de hierro en las que tuvo que haber alguna senyera con anterioridad.


Acceso al vértice geodésico

Un vértice y un belén coronan la cima

Puig de les Cadiretes, 519 m.

Un servidor en la cima

Tras nuestra estancia en la cima, volvemos a la pista forestal y seguimos hacia la izquierda, tras las marcas amarillas. Encontramos otra pista a nuestra derecha por la que continuamos, abandonando las marcas amarillas. Bajamos por ella hasta una nueva bifurcación donde volvemos a girar hacia la derecha. La pista da casi un giro de 180º conforme nos lleva hasta el cruce donde se encuentra el Menhir d'en Llach, que habíamos visitado al inicio de la excursión.


Continuamos por la pista forestal

Seguimos por esta otra a nuestra derecha...

...dejando las marcas amarillas

Bajamos por ella...

...hasta desviarnos otra vez a la derecha

Esta pista nos llevará...

...hasta el cruce del menhir d'en Llach

Bajamos ahora por la pista, como si fuéramos a buscar el coche, hasta la primera pista que encontramos a la ida (entonces quedaba a nuestra izquierda y ahora a nuestra derecha). Subimos por ella hasta que se convierte en un sendero estrecho que nos desemboca en otra pista forestal. Giramos hacia la izquierda y bajamos para visitar la Pedra sobre Altre, el último monumento megalítico que vamos a encontrar en la excursión.


Bajamos hacia el punto de inicio de la excursión...

...y giramos a la derecha subiendo por esta otra pista

Que se convierte en un pequeño sendero

Y desemboca en una nueva pista forestal

Otra curiosa formación de rocas

Llegamos hasta la Pedra sobre Altre, una formación megalítica catalogada como paradolmen y a la que, si eres intrépido, puedes subir hasta su parte superior ayudado de unas cadenas y una escalera. Yo lo dejo para los valientes. Es una estructura rocosa espectacular y llamativa, que merece la pena rodear para hacerse una idea de sus dimensiones.


Pedra sobre Altre

Vista desde abajo

Rodeo la roca para observarla con detalle

Otra vista de las rocas

Por la escalera podemos subir hasta arriba

Entrada al paradolmen


Volvemos a la pista forestal y giramos a la izquierda pasando junto a un depósito de agua. La pista nos lleva hasta la carretera por la que subimos unos metros hasta el punto de inicio de la excursión.


Continuamos por la pista

Pasamos junto a este depósito

Salimos a la carretera

Sólo nos queda subir unos metros por ella

Tras la excursión, podemos acercarnos hasta Tossa de Mar si no conocemos esta turística localidad, aprovechando ahora que todavía no esta tomada por las hordas guiris que suelen asolarla en verano.