Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

martes, 12 de septiembre de 2017

Pedra Picada

Limítrofe entre las comarcas del Berguedà y el Ripollès, en la parte más occidental de la Serra de Montgrony, se alza el Pedra Picada, una montaña que supera los dos mil metros de altura, de laderas herbosas y de fácil ascensión. Cuando unas semanas antes caminamos por la zona para subir el Costa Pubilla, estuvimos tentados de seguir el cordal y llegarnos hasta ella, pero decidimos dejarlo para otra ocasión, a ser posible este mismo verano. Dicho y hecho. Si bien para coronar esta montaña con niños quizás sea más fácil partir desde la carretera que desde Castellar de N'Hug te lleva al Coll de la Creueta, nosotros decidimos subir desde Toses, algo más largo y con un poco más de desnivel, pero que tampoco presenta ninguna dificultad si tenemos niños acostumbrados a caminar. El punto de partida es la estación del tren de Toses, a donde llegamos por la carretera (N-260) que de Ribes de Freser nos conduce a la Collada de Toses. Al llegar a Planoles, nos desviamos por la izquierda hacia Toses, siguiendo la GIV-4016, una estrecha y sinuosa carretera que en diez kilómetros nos dejará junto a la estación.


Mapa de la ruta - Ed. Alpina

Distancia: 10 km.
Tiempo: 4 horas, con paradas
Tiempo para un adulto: Poco menos de 3 horas


Dejamos el coche aparcado junto a la estación y pasamos al otro lado de las vías. Un inciso: NO SE CRUZAN LAS VÍAS. No merece la pena ser imprudente por unos metros más de caminata. Continuamos por la carretera que sube y hace un giro a la izquierda y pasamos al otro lado de las vías, donde hay una casa en ruinas y un sendero que sube, el Camí de l'Oreneta, adentrándose en el bosque, por detrás de ella. La ruta está perfectamente señalizada con marca amarillas, por lo que sólo debemos preocuparnos de seguirlas.


Parking de la estación

Subimos por la carretera que queda frente a nosotros

Camí de l'Oreneta


Pasamos junto a un mirador con vistas al pueblo y donde se alza una estelada, mientras continuamos nuestro suave ascenso atravesando la Baga de Toses, hasta llegar a un poste indicador de la red de senderos Itinerànnia, donde nos desviaremos hacia la derecha, en dirección a Montgrony (en todos los cruces señalizados deberemos seguir esa dirección, ya que este camino es el que cruza toda la sierra hasta el Costa Pubilla y la Covil).


Dejamos atrás el mirador

Subimos por la Baga de Toses

Poste indicador


Conforme ascendemos, vamos dejando atrás la espesa vegetación hasta llegar a un pequeño prado, el Cortal de l'Hoste, que cruzamos en subida para ir a buscar la pista forestal que lo atraviesa, por la que continuaremos en dirección a Montgrony.



Conforme subimos la vegetación cambia

Llegando a los prados

Cortal de l'Hoste

Pista forestal

Seguimos la pista en dirección a Montgrony


Llegamos a una nueva bifurcación y continuamos por la derecha, en ascenso, atravesando un bosque de pino negro y haciéndonos a un lado del camino cuando nos cruzamos con un grupo de vacas que baja hacia el prado que acabamos de cruzar. 


Desvío: continuamos por la derecha

Dejamos pasar a las vacas...

...y continuamos nuestro camino

Atravesando el bosque


La pista nos conduce hasta los prados del Pla del Querol. En este punto debemos estar atentos y no seguir por la pista marcada, sino desviarnos hacia la derecha y en diagonal para buscar el sendero que se adentra en el bosque y que lleva hasta el Collet de les Fontetes. Por los prados, pintadas en algunas rocas, hay marcas amarillas.


Llegando al Pla del Querol

La pista se desdibuja en los prados

Nos desviamos y subimos hacia el bosque

Encontramos el sendero que se adentra en el bosque


Comenzamos ahora la parte más durilla de la excursión. La pendiente, sin ser excesivamente exigente, es constante, pues se superan casi 200 metros de desnivel. El sendero sigue señalizado con marca amarillas. A pesar de ser un bosque bastante frondoso, hay puntos donde se abren pequeños claros que nos permiten contemplar el Puigmal. El sendero, finalmente, desemboca en unos prados junto al Cap dels Plans del Ginebrar.


El sendero asciende atravesando el bosque

La subida es constante

Algún tramo más empinado

El Puigmal

Pasamos al otro lado de la alambrada

Llegando a los prados


Subimos una pequeña ladera y enfilamos los prados en descenso hacia el Collet de les Fontetes, dejando a nuestra derecha la pequeña elevación del Serrat del Paravent. Frente a nosotros se levanta la ladera arbolada del Pic de Pedra Picada, a la izquierda divisamos las principales cimas del Pirineo Oriental, a nuestra espalda queda el Puigllançada, la Tossa d'Alp y el Pedraforca. En resumen, una vistas extraordinarias.


El Pedra Picada ya asoma la cabeza

Cruzando los prados

Comenzamos a bajar hacia el collado

Collet de les Fontetes

Vistas al Pedraforca

Desde el collado caminamos paralelos a la alambrada que nos separa de un grupo de vacas dirigiéndonos hacia la ladera arbolada. Seguimos un sendero, más o menos marcado hasta que nos adentramos en el bosque. A partir de aquí seguiremos las marcas rojas que hay pintadas en algunas piedras. En caso de perderlas de vista (cosa poco probable), no pasa nada. Se trata sólo de ascender la ladera por aquellos puntos donde los árboles están más separados.


Seguimos la alambrada

Las vacas nos miran curiosas

Dejando atrás los prados...

...y adentrándonos en el bosque

Seguimos las marcas rojas


La subida es relativamente sencilla. Como digo, se sigue el sendero (más o menos visible) y las marcas rojas, sorteado los pinos, hasta alcanzar la explanada cimera y la divertida escultura que marca la cumbre del Pedra Picada.


Primero el sendero es amplio

Dejando atrás los últimos árboles de la ladera

Alcanzando la cima

Erik y Jan en la cima

¿Una broma o un deseo reprimido?

Pedra Picada, 2006 m.

Tras permanecer un buen rato en la cima dando cuenta de los bocatas (misión casi imposible pues costó lo suyo encontrar un espacio libre de heces vacunas) emprendemos la bajada hacia el Collet de les Fontetes


Vistas hacia el Costa Pubilla

Pedraforca, Puigllançada y Tossa d'Alp

Abandonando la cima del Pedra Picada

Los cúmulos empiezan a crecer sobre el Puigmal

Siguiendo las marcas rojas


En el collado nos detenemos un momento para observar el ganado que pasta al otro lado de la alambrada. Después la seguimos y pasamos al otro lado junto al poste indicador. Subimos la ladera y, otra vez tras las marcas amarillas, nos adentramos nuevamente en el bosque para iniciar el descenso hacia Toses.


Ella ve animales, yo sólo filetes

Vaya cuernos

Subiendo la ladera desde el collado

Volvemos a seguir las marca amarillas

Adentrándonos nuevamente en el bosque

Ya sólo nos queda seguir el sendero y las marcas hasta llegar otra vez al pueblo. El cielo se va cubriendo poco a poco, así que no nos entretenemos mucho y llegamos a Toses, concluyendo la excursión.


Cruzando otra vez el bosque

Salimos al Pla del Querol

Bajando por la pista forestal

Ya divisamos la estación

Por la carretera hasta la estación

En Toses podemos comer en el bar de la estación o en el restaurante que hay un poco más arriba. Nosotros lo hicimos en este último y no estuvo mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario